Siembra en EEUU y cosecha en la Argentina

Fuente: Agrocom Consultores/ PH: Sebastián Estrada

Mientras la siembra en Estados Unidos avanza a un ritmo más acelerado que en la campaña anterior, las incertidumbre en los mercados internacionales se siguen acumulando. El virus Covid-19 está cada vez más presente en EEUU y esto se refleja negativamente en su economía.   

Las variaciones con respecto a los precios de la soja y el maíz a nivel internacional no cesan debido en gran parte a la guerra comercial entre China y Estados Unidos. Las dos principales potencias económicas globales parecerían no llegar a un acuerdo en medio de una economía global lastimada. 

A nivel local, ya está casi completa la cosecha de soja. Según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires en la Argentina ya cubre el 97,2 % del área apta y esto significa un nuevo récord de avance en la cosecha a nivel nacional. 

El escrito describe que, el 90 % de la producción de soja fue recolectado en solo dos meses. Especifican que todavía queda una parte del área sin cosechar, correspondiente en su gran mayoría al extremo sur de la región agrícola. Culminada la campaña, anticipan que la producción podría ascender a 49,5 MTn. 

Evolución del área sembrada y la producción de soja 

En millones de toneladas y millones de hectáreas 

Otro punto que recalca esta Bolsa de Cereales es que a nivel nacional la recolección de soja de primera (cosechado el 98,9% del área), entregó un rinde promedio de 32,1 qq/Ha. Mientras que la cosecha de la soja de segunda (cosechado el 93,6% del área) posee un rinde estimado promedio de 24,5 qq/Ha.

La producción de soja estimada por la Bolsa sería un 11% más baja que la del ciclo anterior. No obstante, se encuentra en torno al promedio de las últimas diez campañas (50,9 millones de toneladas). Por su parte, hay que destacar que el área sembrada cayó por cuarta campaña consecutiva, alcanzando en el ciclo 2019/20 las 17,4 millones de hectáreas (-2% respecto del ciclo 2018/19). La principal razón de esta caída está relacionada con el diferencial de retenciones que tuvo en lo últimos años la oleaginosa respecto de otros cereales como el trigo y el maíz, haciendo más atractiva la siembra de estos últimos. 

A fines de 2018, el Gobierno de Macri había vuelto a incrementar las retenciones de maíz y trigo, mientras que apenas asumió Alberto Fernández, decidieron un nuevo incremento. Actualmente el maíz y el trigo tributan un 12%, mientras que la soja quedó con el nuevo tope establecido en el Congreso de 33%. Si bien todos los granos subieron, se achicó la diferencia en rentabilidad de la soja respecto del resto, por lo que se puede esperar una mayor área de siembra para la campaña 2020/21 en detrimento del maíz. 

No obstante, a este escenario hay que agregarle un importante combo de incertidumbre compuesto de las restricciones crecientes al dólar, los efectos de la pandemia, la guerra comercial entre Estados Unidos y China que parece no tener fin y mantiene las cotizaciones por debajo de los USD/ton 350.